Como evaluar con rubricas

TIPOS DE RÚBRICAS PARA EVALUAR EN EL AULA

Que son las rubricas de evaluación

La rúbrica es un instrumento de evaluación basado en una escala cuantitativa y/o cualitativa asociada a unos criterios preestablecidos que miden las acciones del alumnado sobre los aspectos de la tarea o actividad que serán evaluados.

Diversos autores (Mertler, 2001; Roblyer y Wiencke, 2003) coinciden en definir la rúbrica como una herramienta versátil que puede utilizarse de forma muy diferente para evaluar y tutorizar los trabajos de los estudiantes.

Por una parte, provee al alumno de un referente que proporciona un feedback relativo a cómo mejorar su trabajo. Por otra, proporciona al profesor la posibilidad de manifestar sus expectativas sobre los objetivos de aprendizaje fijados.

Las rúbricas son guías de evaluación donde se establecen niveles progresivos de dominio relativos al desempeño que una persona muestra respecto de un proceso o producción determinada (Díaz Barriga, 2005)

En ese orden de ideas  “posibilita la evaluación del grado de cumplimiento de un atributo ofreciendo la descripción de los requisitos para situarse en cada nivel. Además, tiene la opción de otorgar un valor numérico dentro de un rango asignado a cada nivel” (Gallego y otros, 2011).

Al igual que la escala de valoración, la rúbrica permite valorar el grado de consecución de un atributo, criterio o aspecto de evaluación.

Es más completa que ésta, la rúbrica otorga una descripción de aquello que implica estar en cada nivel.

Como evaluar con rubricas
Como evaluar con rubricas

Ventajas de La rúbrica

La rúbrica es, sin duda uno de los instrumentos con mayor potencial para el aprendizaje, está especialmente recomendada cuando el estudiante participa en la evaluación a través de autoevaluación y evaluación entre pares.

Especialmente cuando estos se están iniciando como evaluadores, pues se explicitan y concretan de forma clara los criterios de evaluación y sus diferentes niveles de consecución (Ibarra y Rodríguez, 2011).

Algunas de las ventajas que trae a los procesos educativos el uso de las rúbricas de acuerdo con Goodrich, citado por Díaz Barriga, 2005 se pueden ver en la siguiente figura

Tipos de rubricas

Básicamente, existen dos grupos: las holísticas y las analíticas.

Rúbricas holísticas

Según Salinas, 2016 en las rúbricas holísticas se considera la ejecución de los estudiantes como una totalidad:

  • compara la ejecución con los criterios
  • se evalúa la totalidad del proceso sin juzgar por separado las partes que lo componen.

Asimismo “Su uso resulta más práctico, más rápido que las rúbricas analíticas.

Sin embargo, al proporcionar una valoración global del desempeño se pierden detalles específicos y su uso formativo está limitado.

Al contrario que las analíticas, usándose preferiblemente en evaluaciones con propósito sumativo (recordemos que la evaluación sumativa es aquella que se realiza al término de un proceso educativo, también se le llama evaluación final.

El objetivo principal consiste en verificar el nivel de aprendizaje obtenido por el estudiante).

También dada su limitada escala de puntuación este uso sumativo se circunscribe casi al hecho de proporcionar una calificación (excelente, notable, bien…), más que una puntuación.

Rúbricas holísticas
Rúbricas holísticas

En la rúbrica holística los niveles suelen aparecer delimitando las filas y los criterios de realización y sus atributos se combinan para proporcionar una descripción para cada uno de estos niveles” (Cortés De las Heras, 2014).

Rúbricas analíticas

En las rúbricas analíticas los criterios de realización, con sus atributos, se evalúan en los distintos niveles proporcionando una descripción para cada uno de ellos.

Cada atributo recibirá una puntuación por separado, aunque también puede obtenerse con propósitos sumativo una puntuación global del desempeño.

Ocasionalmente se asignan pesos a la evaluación de cada atributo.

La principal ventaja en el uso de este tipo de rúbricas es que proporciona tanto a los estudiantes como al docente una imagen muy clara de por qué obtienen la puntuación que obtienen los estudiantes y se detecta mejor qué partes del desempeño requieren de una revisión por parte de ambos.

Su función es diagnóstica y con propósitos claramente formativos, aunque ya se ha dicho que puede utilizarse una puntuación global del desempeño con propósitos sumativo.

las rúbricas analíticas
las rúbricas analíticas

Sin embargo, para crearlas se necesita mucho tiempo y su uso en la práctica de la evaluación requiere de mucha destreza, especialmente en desempeños que se evalúan en el mismo momento de su realización” (Cortés De las Heras, 2014)

Pasos para realizar una rubrica

Para hacer una rúbrica, Salinas 2016 recomienda:

  1. tener una concepción de evaluación acorde con los principios para el aprendizaje; entender que la rúbrica es un instrumento de evaluación que se aplica sobre un medio (tarea, examen, taller, exposición).
  2. tener la capacidad para construir criterios de evaluación consistentes, que definan su ejecución y cada aspecto a evaluar.
  3. expresar en los descriptores la graduación del alcance de la tarea (mayor o menor dominio). En general se presentan en forma de matriz, donde la primera columna del eje vertical especifica el criterio que será evaluado y en el eje horizontal se registran los diferentes niveles de desempeño y sus respectivos descriptores.

Criterios para hacer una rúbrica

Salinas 2016, define los criterios como:

  • Elementos pedagógicos que contribuyen a la formación de los estudiantes, porque permiten: ordenar su actividad de estudio; orientar la elaboración de la tarea; y fijar normas de valoración para las tareas.
  • Principios que orientan y garantizan la participación: hacen aparte de la tarea y de los instrumentos.
  • Guías que exhiben las características de lo que se quiere evaluar, es decir, refiere la acción o el sentido de lo que se espera.
  • Los ejes para planear la enseñanza.
  • La fuente para el aprendizaje cuando son construidos de manera participativa.
  • La base de la planeación de la tarea, la evaluación y la calificación

A continuación, se observan algunos ejemplos de criterios que se pueden utilizar

Ejemplos de Criterios
Ejemplos de Criterios

Niveles para hacer una rúbrica

Son estrategias de puntuación y para construirlos el primer paso es la determinación de la cantidad de niveles de desempeño a utilizar y el uso de números para la puntuación, adjetivos que definan el desempeño (calificación) o letras (A, B, C…) o cualquier combinación de estos elementos.

Si se asignan numerales se suele utilizar desde el 1 hasta el máximo nivel (por ejemplo 4).

Hay otras rúbricas que utilizan el 0 como puntuación mínima hasta el máximo nivel, y otras variantes más imprecisas como utilizar saltos numéricos (por ejemplo: 10, 15, 20, 25) o rangos en cada nivel (por ejemplo: 1,0-3,9; 4,0-4,9; 5,0-5,9; 6-6,9; 7,0-8,9; 9-10).

Con el uso de calificadores pasa exactamente lo mismo, hay multitud de formulaciones, aunque no tienen el problema de los numerales y suelen utilizarse para establecer una etiqueta al desempeño que, en el caso de requerir una calificación oficialmente, son fácilmente utilizables (insuficiente, suficiente, bien, notable, sobresaliente).

Otras fórmulas:

  • malo, regular, bueno, excelente
  • comienzo, en desarrollo, realizado, ejemplar
  • inadecuado, regular, bien, muy bien
  • incipiente, en proceso, avanzado, excelente

El número de niveles más usual se sitúa entre tres y cinco niveles

Descriptores en las rubricas

Son definiciones de calidad que dan una explicación detallada de lo que el estudiante debe realizar para demostrar sus niveles de eficiencia, para alcanzar un nivel determinado de los objetivos (Gatica y otros, 2012).

Para mantener la consistencia de las descripciones, y por tanto obtener un instrumento válido, se recomienda mantener todos los elementos que señala el criterio de realización, que está redactado en términos de conducta observable.

Lo que variaría de nivel a nivel es el grado de desempeño de esa conducta, y esos grados se basan en tres tipos de calificadores” (Cortés De las Heras, 2014):

  • de cantidad: ninguno, alguno, la mayoría, todos.
  • de frecuencia: nunca, raramente, a veces, usualmente, siempre de intensidad: ligeramente, moderadamente, principalmente, extremadamente.

Referencias bibliográficas

Cortés De las Heras, Javier (2014). Diseño de rúbricas. Cuaderno de instrumentos de evaluación #2. España: Perro-Ballena Productions.

 Díaz Barriga, Frida (2005). Enseñanza situada: Vínculo entre la escuela y la vida. México: McGraw Hill.

Gallego Noche, B.; Quesada Serra, V. y Cubero Ibáñez, J. (2011). Medios, técnicas e instrumentos de evaluación. En Rodríguez e Ibarra e-evaluación orientada al e-aprendizaje estratégico en educación superior. Madrid: Narcea.

Gatica Lara, F. y Uribarren Berrueta, T. (2012) ¿Cómo elaborar una rúbrica?. México, D.F: Elsevier.

Hamodi, Carolina, & López Pastor, Victor Manuel, & López Pastor, Ana Teresa (2015). Medios, técnicas e instrumentos de evaluación formativa y compartida del aprendizaje en educación superior. Perfiles Educativos, XXXVII(147),146-161. [fecha de Consulta 6 de Agosto de 2020]. ISSN: 0185-2698. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=132/13233749009

Ibarra Sáiz, M.S. y Rodríguez Gómez, G. (2011). Los procedimientos de evaluación. En Rodríguez e Ibarra e-evaluación orientada al e-aprendizaje estratégico en educación superior. Madrid: Narcea.

Mertler, C.A. (2001). Designing scoring rubrics for your classroom. Practical Assessment, Research & Evaluation, 7 (25). ( http://P AREonline.net/ getvn.asp?v=7&n=25). (25-01-2008).

Roblyer, M.D. & Wiencke, W.R. (2003). Design and use of a rubric to assess and encourage interactive qualities in distance courses. The American Journal of Distance Education, 17 (2), 77-97.

Salinas Salazar, M. (2016). Curso: evaluación para el aprendizaje. Envigado: Universidad EIA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: