Los peces

Los peces son animales de sangre fría que habitan en aguas continentales o en el mar. Por eso, se pueden encontrar especies en los arroyos de las montañas y en los océanos profundos.

Se caracterizan por poseer vértebras, branquias y aletas, y pueden tener un esqueleto óseo, como la cabrilla, o cartilaginoso, como el tollo.

Anatomía externa de los peces

El cuerpo de un pez se divide en cabeza, tronco y cola, como se muestra en la siguiente figura. En los peces cartilaginosos, la cabeza va desde la boca hasta la última hendidura branquial.

Los peces tienen diferentes formas, pero por lo general parecen torpedos (fusiforme) y frontalmente son ligeramente ovoides.

Esta forma reduce la resistencia del agua y es habitual en especies de natación rápida, como los atunes. Sin embargo, hay peces que tienen formas muy diferentes

Anatomía externa de los peces
Anatomía externa de los peces

Cabeza de los peces

La cabeza generalmente es de forma piramidal y puede presentar antenas, barbas o espinas. La posición y forma de la boca depende del hábitat y del tipo de alimento que consumen. Los labios son rígidos.

Tronco de los peces

En el tronco se encuentra la línea lateral. Está formada por un conjunto de órganos sensoriales que perciben o identifican los movimientos en el agua; incluso un pez puede captar el eco de sus propios movimientos.

En los peces óseos la línea lateral presenta puntos muy pigmentados, pequeñas depresiones o un canal más o menos continuo; se extiende a ambos lados del cuerpo y posee escamas especiales.

Pero algunos peces como la lisa y la anchoveta no la tienen.

En peces cartilaginosos la línea lateral se extiende por el cuerpo y sobre la cabeza y se compone de poros y de órganos receptores especiales, situados a lo largo de pequeños canales.

La piel de los peces

La piel se compone de la epidermis, capa superficial, y la dermis, capa profunda. Además de resguardar el cuerpo del medio externo, cumple otras funciones, como la respiratoria y la excretora.

La piel resbaladiza del pez es producida por secreciones de glándulas mucosas, y ayuda a reducir el roce y lo protege. Las escamas protegen a la mayoría de los peces contra heridas.

La piel de los peces
La piel de los peces

Los peces óseos pueden presentar escamas de diversos tipos como se observa en la siguiente figura; las dos últimas (c y d) son las más comunes y, como se muestra en la figura, se superponen unas a otras.

En cambio, las escamas placoideas de los peces cartilaginosos están ubicadas unas al lado de otras

Aletas de los peces

Las aletas ayudan al pez a nadar y mantener su equilibrio, aunque existen especies que no las tienen. Las mueven por medio de músculos.

Los tipos, tamaños y ordenamiento de las aletas dependen de las actividades que desarrolla el pez. Las cinco aletas (excepto la adiposa) están sujetas al cuerpo por finos radios (a modo de varillas).

En los peces óseos son flexibles, segmentadas y ramificadas, y en los peces cartilaginosos (tiburones y rayas) son rígidas. Se clasifican en pares o impares.

Las impares, ubicadas en el lomo y en el vientre, se usan para lograr estabilidad, y la aleta caudal, para impulsarse.

Las pares, situadas a los lados, en la zona pectoral y el vientre, son los timones que controlan la dirección.

Anatomía interna de los peces

El sistema digestivo se inicia en la boca. Los dientes están más desarrollados en los peces carnívoros, y se utilizan para capturar alimentos y no necesariamente para masticarlos.

Los peces predadores tienen una boca grande en posición terminal. En la boca no existen glándulas salivales, sino glándulas mucosas.

El sistema continúa con la faringe. Esta funciona como un filtro que evita el paso de partículas de agua a los filamentos branquiales.

El esófago es muy elástico, secreta una sustancia viscosa para que el bolo alimenticio avance hacia el estómago. Ya en el estómago es desmenuzado por acción de los ácidos y las enzimas.

El estómago es diferente según la especie, por ejemplo, en los carnívoros es amplio y con paredes distensibles.

Otros órganos alrededor del estómago ayudan a la digestión, como el ciego pilórico que tiene una función absorbente y de neutralización de la acidez.

Anatomía interna de los peces
Anatomía interna de los peces

En algunas especies el páncreas se encuentra disperso en el hígado, formando el hepatopáncreas.

El intestino, corto en los carnívoros y largo en las especies filtradoras, contiene enzimas que desdoblan las grasas, proteínas y azúcares que atraviesan la pared intestinal e ingresan al hígado.

Finalmente, el resto de los alimentos, como pedazos de caracoles, crustáceos o fibras, son evacuados junto con las heces.

Cada órgano tiene una función específica.

  • El hígado, blando, de color pardo rojizo, interviene en distintos procesos metabólicos;
  • La vesícula biliar emulsiona las grasas;
  • El riñón es el principal filtro del organismo: elimina el agua y excreta casi todo el nitrógeno en forma de amoniaco, solo una parte sale en forma de urea.

Respiración

El agua, que contiene oxígeno, entra por la boca, baña las branquias, y ahí se produce el intercambio gaseoso; luego sale por la cubierta de las agallas (opérculo) junto con el dióxido de carbono.

Reproducción

Los peces son principalmente ovíparos, se desarrollan en el interior de un huevo. Tienen reproducción sexual con fecundación externa. Por ello pueden desovar de distintas maneras.

Los cartilaginosos son ovovivíparos, esto significa que los huevos se conservan en el interior de la madre aunque no mantienen contacto directo con ella. Al salir del huevo, salen del cuerpo de la madre.

Flotación de los peces

Los peces óseos flotan debido a la vejiga gaseosa, un saco membranoso compuesto por distintos gases, que se desarrolla a partir del tubo digestivo.

Este órgano sirve para que el pez no se hunda y logre mantenerse estático en cualquier posición.

La vejiga se expande o se reduce según la profundidad, por ejemplo para subir rápidamente la vejiga debe llenarse de gas y sobreexpandirse.

Pero también tiene otras funciones. Como órgano auditivo, trasmite las vibraciones sonoras que se propagan en el entorno e informa sobre las variaciones de volumen y de profundidad.

Los peces cartilaginosos
Los peces cartilaginosos

Los peces cartilaginosos no tienen vejiga gaseosa, pero su hígado de gran tamaño cumple la función de un gran saco de flotación oleoso

Regulación osmótica

Los peces marinos beben agua de mar y la absorben en el intestino. En el proceso, la sangre lleva el cloruro de sodio (sal) hacia las branquias; allí células especializadas lo devuelven al mar.

Otros elementos, como el sulfato de magnesio, se eliminan con las heces o a través de los riñones

 DESCARGA AQUI TU GUIA DE APRENDIZAJE EN PDF

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: