Formato de planeación didáctica

COMO HACER UNA PLANEACIÓN DIDÁCTICA EXITOSA

Que es una planeación didáctica

La planeación didáctica es diseñar un plan de trabajo que contemple los elementos que intervendrán en el proceso de enseñanza-aprendizaje organizada de tal manera que faciliten

  • el desarrollo de las estructuras cognoscitivas
  • la adquisición de habilidades y
  •  modificación de actitudes de los alumnos en el tiempo disponible para un curso dentro de un plan de estudios.

Partiendo de esta premisa la planeación didáctica guía los procesos para el desarrollo exitoso del proceso enseñanza-aprendizaje.

planeación didáctica
planeación didáctica

Independientemente del enfoque teórico con que trabajemos nuestra propuesta de planeación didáctica, su diseño debe considerar cuatro grandes fases para su desarrollo, a saber:

  1. Los objetivos o propósitos
  2.  La organización de los contenidos
  3. Las actividades o situaciones de aprendizaje
  4. La evaluación de los aprendizajes

La planeación didáctica de los objetivos del curso

Su elaboración requiere tener claro qué es lo que queremos lograr que nuestros estudiantes aprendan con nuestra propuesta, por ello hay preguntas básicas que debemos responder, por ejemplo

  • ¿sobre qué es este curso?
  • ¿qué es lo que quiero que mis alumnos aprendan?
  • ¿para qué quiero que lo aprendan?
  • ¿cuál es la relación de lo que quiero que aprendan con la formación profesional que están obteniendo?
  • ¿cómo se relaciona el objetivo de este curso con el mapa curricular?

Unos objetivos bien elaborados son una excelente herramienta para

  • orientar el proceso enseñanza-aprendizaje
  • facilitar la fase de evaluación
  • prever qué será necesario para la enseñanza y cuál será el beneficio para el estudiante
  • para permitir una mejor comunicación entre todos los involucrados en el proceso de enseñanza aprendizaje.

La planeación didáctica de los contenidos del curso

Implica ubicar cuáles son los conocimientos que nuestros alumnos requieren aprender para alcanzar el objetivo propuesto para el curso.

Algunas preguntas que podemos hacernos son:

  • ¿cuáles son los conocimientos básicos que mis alumnos deben aprender?
  • ¿cuáles son los contenidos centrales del curso?
  • ¿cuáles son los conocimientos previos con los que mis alumnos ya cuentan?
  • ¿cuál es la secuencia lógica con que pueden ser presentados los contenidos elegidos?
  • ¿cuál es la vigencia de los contenidos seleccionados?
  • ¿con éstos se recuperan las tendencias disciplinarias más recientes?

Tradicionalmente, los contenidos han sido identificados con las disciplinas o asignaturas de un programa o curso, pero hoy día se asume que esta interpretación resulta muy estrecha, ya que el conocimiento no es sólo declarativo o conceptual, sino que puede ser procedimental e incluso actitudinal, además de que difiere en su grado de dificultad

Tipos de contenidos de una planeación didáctica
Tipos de contenidos de una planeación didáctica

Los contenidos conceptuales de la planeación didáctica

Los contenidos conceptuales se refieren básicamente al conocimiento de datos, hechos, principios y conceptos. La mayor parte de los programas están compuestos por este tipo de contenidos, a cuya enseñanza se orienta principalmente la acción del profesor.

 Algunos ejemplos de datos son las fechas, fórmulas y nombres propios de objetos y fenómenos.

Por otra parte, algunos ejemplos de conceptos son: el principio de conservación de la materia, las leyes de la gravedad, las leyes de la materia, etcétera.

Este tipo de contenidos requieren un proceso de comprensión y han de ser articulados en consecuencia con otros conceptos

Los contenidos procedimentales

Por su parte, los contenidos procedimentales se refieren al desarrollo de capacidades específicas de los sujetos sobre los objetos culturales, y se encuentran ubicados más allá de la simple repetición de la fórmula, el principio o la ley.

Ejemplos de ellos son: analizar y clasificar información, ordenar y organizar contenidos, relacionar conceptos, evaluar, interpretar y criticar problemas teórico-conceptuales, así como la interpretación de problemáticas concretas.

Los contenidos actitudinales de la planeación didáctica  

Desde el punto de vista psicológico, se refieren a las tendencias a comportarse de una forma consistente y persistente ante determinadas situaciones, objetos, sucesos o personas.

Ejemplos de este tipo de contenidos son: la responsabilidad y compromiso con el trabajo, la capacidad de diálogo, la apertura hacia la innovación, la honestidad y la actuación ética, la capacidad para trabajar en equipo, entre otros.

Este tipo de contenidos implican la aceptación de normas que rigen las relaciones en las interacciones escolares, en la regulación de la conducta en función de las demandas del entorno social y profesional.

Las estrategias de aprendizaje de la planeación didáctica  

Son los procedimientos que utiliza el profesor en forma reflexiva y flexible para promover el logro de aprendizajes significativos en sus estudiantes.

Su diseño obliga a encontrar las estrategias didácticas pertinentes y adecuadas a los contenidos que se desean trabajar.

Es importante señalar que estas estrategias tienen que ser evaluadas a lo largo del curso para garantizar su pertinencia, ya que lo que funciona en una etapa del proceso de aprendizaje no necesariamente se mantiene en otros o, incluso, puede funcionar de distinta manera con otro estudiante o grupo.

 Por lo que es indispensable preguntarse:

  • ¿cuáles son las estrategias didácticas con que cuento para desarrollar el curso?
  • ¿cuáles de ellos resultan más adecuados para cada una de las tareas que se desarrollarán en el mismo?
  • ¿cómo se interrelacionan las estrategias didácticas que estoy utilizando?
  • ¿cuál es la utilidad de cada una de las estrategias didácticas que estoy empleando?
Los tipos de estrategias didacticas en una secuencia de ensenanza
Los tipos de estrategias didacticas en una secuencia de ensenanza

Estrategias pre-instruccionales

Una de las clasificaciones más usadas de las estrategias se refiere al momento y funcionalidad de su uso, de modo que se puede hablar de estrategias pre-instruccionales que preparan al estudiante en relación con el nuevo conocimiento e inciden en la activación o generación de experiencias y saberes previos.

También sirven para ubicar al estudiante en el contexto general de la materia respecto a sus expectativas.

 Entre ellas podemos encontrar la explicitación de los objetivos por parte del maestro, la elaboración de organizadores previos y algunas actividades que permitan activar información previa por parte del estudiante.

Las estrategias instruccionales en la planeación didáctica  

Por otro lado, se encuentran las estrategias instruccionales cuya función es apoyar el aprendizaje de los contenidos curriculares durante todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 Entre las más conocidas se incluyen el uso de exposiciones, ilustraciones, analogías, mapas conceptuales, señalizaciones, preguntas intercaladas, lluvia de ideas, entre otras.

Es importante distinguir entre estrategias centradas en el maestro y estrategias centradas en el alumno, en las primeras se encuentra fundamentalmente la exposición y la interrogación didáctica, en tanto que en las segundas están la resolución de problemas, la elaboración de proyectos, el estudio de caso, las simulaciones, etcétera.

Las estrategias post instruccionales

Asimismo, se presentan las estrategias post instruccionales que permiten al alumno y al maestro obtener una visión integradora, e incluso crítica, sobre lo aprendido y la valoración del aprendizaje, entre ellas se encuentran los resúmenes, las exposiciones integradoras, el mapa conceptual, el diseño y desarrollo de proyectos, elaboraciones de audiovisuales, de ensayos, el diseño de casos, etcétera.

La propuesta de evaluación en la planeación didáctica  

Es necesario no sólo construir una serie de herramientas que nos permitan identificar el nivel de conocimiento adquirido por nuestros estudiantes, sino generar estrategias evaluativas que valoren el impacto que el contexto tuvo sobre el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos y el proceso mismo.

 Para ello, valdría la pena preguntarse:

  • ¿qué tipo de actividades evaluativas dan cuenta del proceso de aprendizaje del alumno?,
  • ¿con qué tipo de herramientas puedo evaluar los contenidos que se trabajaron en el curso?

Como ya hemos visto, nuestros alumnos en su proceso de aprendizaje atribuyen significado a los contenidos que estudian.

De ahí que el problema para el docente se plantea en términos de cuáles serían los criterios e instrumentos que permitirían valorar el nivel de significatividad del aprendizaje obtenido.

 No se trata simplemente de poner una calificación, sino de valorar el proceso de aprendizaje a través del cual nuestros alumnos adquirieron el conocimiento que poseen.

Desde la perspectiva constructivista del aprendizaje y de la enseñanza, se plantea que la evaluación es un proceso compuesto por distintas fases: una evaluación inicial, otra reguladora o formativa, una evaluación final o sumativa

tipos de evaluación según criterios de clasificación
tipos de evaluación según criterios de clasificación

La evaluación inicial

Entendemos por evaluación inicial una indagación sobre los conocimientos previos que los alumnos poseen que nos permita intervenir convenientemente según las características, los conocimientos y las experiencias de los estudiantes.

Se establece como un punto de partida hacia los aprendizajes posteriores. De no realizar esta fase de la evaluación se pueden tener creencias falsas en torno a lo que los alumnos saben y pueden aprender

La evaluación formativa en la planeación didáctica  

La evaluación formativa consiste en el reconocimiento sistemático de los logros parciales que los estudiantes desarrollan a lo largo del proceso.

 Es interesante comprender que la evaluación formativa puede ser obtenida a través de todos los rasgos y actividades que los alumnos presentan durante el proceso en su totalidad y no restringirla a la aplicación de un control específico fuera del proceso (por ejemplo, una prueba de lápiz y papel)

Sino que cada una de las acciones relevantes y significativas que el alumno expresa (participación en clase, trabajo en equipo, presentación de ejemplos o casos, elaboración de un resumen, exposición de una temática en clase, entre otras) son motivo de ser evaluadas.

La evaluación sumaria

La evaluación sumaria o final, como su nombre lo indica, hace referencia al grado de significatividad que han alcanzado los estudiantes respecto del aprendizaje de un tema o problema presentado en la asignatura.

Conclusión

En síntesis, la planeación didáctica de un curso debe ser abordada como un proceso dinámico en el que los elementos trabajados en cada una de sus fases (arriba citadas) se interconectan para lograr el avance académico de nuestros estudiantes.

Como hemos visto, cada una de las fases del proceso de planeación didáctica conlleva una serie de preguntas sobre las cuales el profesor debe reflexionar; es decir, no es un proceso mecánico ni técnico, sino uno que involucra la creatividad del docente.

Referencias

Arends R. (2007). Aprender a enseñar. México. McGraw-Hill

Blythe T. et a. (2004). La enseñanza para la comprensión. Guía para el docente. Buenos aires. Paidós.

Buzan T. L. et al. (2009) EL libro de los mapas mentales. Cómo utilizar al máximo las capacidades de la mente. Barcelona. Urano.

Castillo, A. y D. Cabrerizo (2007). Evaluación y promoción escolar. Madrid. Pearson/Prentice Hall.

Castillo, A. S. (2002). Compromisos de la evaluación educativa. Madrid. Pearson/Prentice Hall. Diaz

Barriga, Frida (Coord.) (2011). Aprender en contextos escolarizados: Enfoques innovadores de estudio y evaluación. México. UNAM.

Diaz Barriga, Frida y Gerardo Hernández. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: Una interpretación constructivista. México. McGraw-Hill.

Elder, L. y R. Paul (2002). El arte de formular preguntas esenciales. Foundation for Critical Thinking.

Gagné Robert M y. Briggs Leslie J. 2007. La planificación de la enseñanza. Sus principios. Primera edición. México D.F. Edit. Trillas

García, E. (2001). ¿Qué? El arte de preguntar para enseñar mejor. México. Byblos.

López Calva, Martín. 2008. Planeación y evaluación del proceso enseñanza-aprendizaje. Primera edición. México D.F. Edit. Trillas

Monereo Carlos y M. Castello. (1988). Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación en la escuela. Barcelona. Graó.

Novak, J. y D. Gowin (1999). Aprendiendo a Aprender. Barcelona. Ediciones Martínez Roca.

Ontoria, A. (2006). Mapas conceptuales. Una técnica para aprender. Madrid. Narcea.

Pimienta, Julio.( 2012).Estrategias de enseñanza-aprendizaje. México. Pearson Quesada, R. (2007). Estrategias para el aprendizaje significativo. México. Limusa.

2 comentarios en «COMO HACER UNA PLANEACIÓN DIDÁCTICA EXITOSA»

  1. Me gusta mucho el tema, dado que nos permite como maestros desarrollar un plan de trabajo idóneo para los estudiantes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: