El imperialismo

 

A partir del siglo XV, los europeos construyeron grandes imperios coloniales en ultramar, sobre todo en América. Este primer colonialismo entró en crisis tras la independencia de Estados Unidos

 

A comienzos del siglo XIX la mayoría de estas colonias ya se había emancipado. Aunque la nueva fase de expansión colonial comenzó hacia 1830.

 

Fue a partir de 1870 cuando los imperios alcanzaron su apogeo, asegurándose el dominio económico y cultural, y en muchas ocasiones, también el control político directo sobre el resto del mundo, dando inicio al Imperialismo.

 

Quieres saber mas; Mira el siguiente VIDEO el imperialismo

  

Las causas del imperialismo

 
 

Las causas económicas  del imperialismo  

 

La Revolución Industrial proporcionaron a los europeos los medios necesarios para afianzar su poder sobre el conjunto de la humanidad, gracias a su superioridad técnica, organizativa y económica, sin que las sociedades tradicionales pudieran defenderse con éxito salvo que se transformaran profundamente. 

 

Pero, además, existían importantes motivos económicos que impulsaban la expansión colonial:

 

 

  • Las colonias suministraban a la metrópoli materias primas y mano de obra barata para extraerlas; también eran mercado para sus manufacturas, que aseguraban mediante medidas proteccionistas.
  • Los europeos, que acumulaban el 60% de las reservas de oro de todo el mundo, buscaban territorios donde poder invertir su excedente de capital para obtener la máxima rentabilidad.
 

Pero las redes del colonialismo se extendían también a Estados soberanos que adeudaban grandes capitales a los europeos, como el Imperio otomano o el chino, lo que permitía a las potencias acreedoras imponer políticas aduaneras o monetarias que los beneficiara.

Europa era como un inmenso banco que cobraba las rentas de todo el planeta.

 

Causas demográficas del imperialismo  

 

La transición al régimen demográfico moderno produjo una auténtica explosión blanca: entre 1850 y 1914, la población europea aumentó en un 75%, pese a la emigración hacia ultramar.

 

Algunas colonias, (casi siempre de clima templado), absorbieron buena parte del excedente demográfico de la metrópoli: esa era la función de Canadá o Australia en el caso británico, de Argelia en el francés o de Cuba en el español. 

 

Pero la mayoría de los emigrantes europeos se asentaba en antiguas colonias que eran ya independientes, como Estados Unidos, Brasil o Argentina. 

 

El aumento de la presión demográfica por la inmigración europea impulsó la conquista y la colonización de territorios ocupados por pueblos indígenas, como en el caso del Oeste americano. 

 

Las sociedades resultantes, configuradas según el modelo europeo, se convirtieron en exportadoras de alimentos y materias primas.

 

Causas  políticas del imperialismo  

 

 

Al imperialismo lo impulsaron también diversos motivos políticos:

 

 

  • Algunas colonias carecían de interés económico, pero estaban en una situación estratégica que permitía el dominio de las rutas marinas, como los enclaves británicos de Gibraltar, Malta o Adén.
  • Las colonias daban prestigio: se consideraba que la posesión de un imperio era condición para acceder al estatus de gran potencia.

 

Entre 1870 y 1890, la escalada imperialista llevó al reparto de los territorios susceptibles de colonización. A finales de siglo, cuando estos territorios se agotaron, se produjo un aumento de la tensión internacional, con crisis militares entre las potencias.

 

TALLER EL IMPERIALISMO

 

El pretexto ideológico 

El imperialismo fue justificado por argumentos racistas. Las potencias imperialistas creían en la superioridad de la raza blanca, en el sentido que tenían una misión civilizadora sobre las poblaciones indígenas. 
Para construir esta idea, los europeos se fundamentaron en dos grandes fuentes: la teoría del progreso, construida entre los siglos XVIII y XIX, y el darwiniamo social, aplicación de la teoría la selección natural de Charles Darwin para explicar el funcionamiento de la sociedad.

 

Los imperios coloniales europeos 

 

Con la excepción del Imperio austro-húngaro, cuya zona de expansión natural eran los Balcanes, todas las potencias europeas aspiraban a un imperio colonial:

 

El Imperio británico, el más extenso y rico, poseía alrededor de un cuarto de la superficie y de la población terrestre. 

 

La colonia más importante era la India, que era una fuente inagotable de riqueza y prestigio para el Reino Unido. 

 

Pero el Imperio se componía además de territorios muy diversos: desde las colonias de explotación en África, hasta los dominios* blancos de América y Australasia.

 

Te puede interesar Mapa conceptual el imperialismo 

 

 

TALLER EL IMPERIALISMO

 

El Imperio ruso, formaba una gran masa compacta que se extendía por Eurasia. La carencia de puertos en mares abiertos y libres de hielo lo impulsaba a abrirse camino hacia el océano Índico y el mar del Japón.

 

El Imperio francés, se extendía por África, Indochina y las islas de los océanos Índico y Pacífico, además del mar Caribe. Su principal colonia era Argelia.

 

Alemania e Italia llegaron tarde al reparto. La primera consiguió colonias en África y el Pacífico. La segunda, tras fracasar en Etiopía, tuvo que esperar hasta 1911 para arrebatar Tripolitania a los turcos.

 

Algunos imperios eran supervivientes de la Edad Moderna, como el portugués, que comprendía extensos territorios en África y enclaves* en el Índico y China, y el holandés, que se extendía por Indonesia.

 

En 1898 España perdió los restos del Imperio en América y el Pacífico, y tuvo que conformarse con pequeños territorios en África.

 

El Congo fue un caso especial: pues se trató de un territorio que pertenecía a la compañía privada del rey de Bélgica, Leopoldo II. En 1908, luego de algunos escándalos en la región, el rey decide vender el territorio del Congo al Estado de Bélgica.

 

Con pocas excepciones, como Japón o Etiopía, los territorios que en 1900 seguían siendo independientes en Asia y África eran:

 

Antiguos imperios, como China, Persia o Turquía, demasiado extensos para que las potencias permitieran que una sola los explotara.

 

Estados tapón, que amortiguaban la tensión entre las áreas de expansión de dos potencias, como Siam, que separaba las colonias británicas y las francesas en Indochina.

 

Estados Unidos, de colonia a imperio 

El crecimiento demográfico y la abundancia de recursos naturales convirtieron a Estados Unidos en la primera economía mundial a fines del siglo XIX. Dos rasgos habían marcado su historia hasta entonces:
La rivalidad entre el Sur, esclavista y agrario, y el Norte, industrial, receptor de la inmigración europea. Tras la victoria del Norte en la Guerra de Secesión entre 1861 y 1865 y la abolición de la esclavitud, Estados Unidos se consolidó como gran potencia industrial.
La expansión hacia el Oeste, que se aceleró a partir del descubrimiento de oro en California alrededor de 1848. Estados Unidos se convirtió en una potencia imperialista, ya que argumentó su derecho a intervenir zonas de América Latina en defensa de sus intereses. 
En 1898, Estados Unidos se apropió de Puerto Rico y Filipinas. Poco después comenzaba la construcción del canal de Panamá, al tiempo que extendía su influencia por el Pacífico.

El nuevo Japón 

 

La única gran potencia imperialista de origen no europeo fue Japón. Durante siglos, el archipiélago estuvo aislado al exterior y en 1 853 fue obligado a abrir sus puertos a las potencias occidentales. La reacción fue inmediata. 

 

El emperador o mikado, figura sagrada hasta entonces ajena al gobierno, asumió el poder, impulsando la restauración Meiji: Japón abandonó el feudalismo y se industrializó. Construyó una potente flota e inició su expansión hacia China y Corea.

 

La Paz armada

 

La Paz armada (1871-1914) fue un periodo de la historia política de Europa que se extiende desde el fin de la Guerra Franco-Prusiana hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial y que se caracteriza por el fuerte desarrollo de la industria bélica de las potencias y por la creciente tensión en las relaciones internacionales.

 

Esta carrera armamentística entre las potencias europeas, o ayudadas por el crecimiento de la Belle Époque de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, fue una de las causas más notorias de la Primera Guerra Mundial.

 

Las continuas tensiones entre Estados a causa de conflictos tanto nacionalistas como imperialistas

DESCARGAR PDF GRATIS

 

 

 

2 comentarios en «TALLER EL IMPERIALISMO»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: