TALLER LA MONARQUIA ROMANA

Taller la monarquia romana

LA MONARQUIA ROMANA 

Origen de una civilizacion 



La civilización romana tuvo como centro la ciudad de Roma, ubica­da en el Lacio, región de la península Itálica regada por el río Tíber. Según la tradición, habría sido fundada a mediados del siglo VIII a.C. 


En el transcurso de los siglos los romanos, que desde sus orígenes fueron un pueblo de agricultores, iniciaron un proceso de expansión militar e im­pusieron su dominio en territorios cada vez más lejanos.

 Así, la ciudad de Roma se convirtió en el centro de un enorme imperio en torno al mar Mediterráneo, al que los romanos llamaron, con razón, el mare nostrum (mar nuestro). En sus dominios plasmaron, entre otras cosas, su idioma, sus formas de organizar la sociedad y de habitar el paisaje.


Le recomendamos leer: LA REPUBLICA ROMANA


Al estudiar los orígenes de Roma y su pueblo se confunden datos provenientes de la tradición oral y del relato histórico. De acuerdo a la leyenda, Roma fue fundada en el año 753 a.C. por Rómulo, hijo del dios Marte y descendiente del héroe troyano Eneas por parte de su madre.

Taller la monarquia romana

 
Los gemelos Rómulo y Remo, habrían sido arrojados al río Tíber por su tío abuelo, rey de Alba Longa, quien había usurpado el trono a su hermano y quería eliminar a los niños por ser los nietos y descendientes legítimos del rey destronado.

Le recomendamos ver: El video Fundadores de Roma: Romulo y Remo


 Una loba habría rescatado a los pequeños, alimen­tándolos hasta que fueron recogidos por una pareja de campesinos que los criaron hasta alcanzar la juventud.

 El emplazamiento elegido para fundar la ciudad correspondería al lugar donde fueron rescatados por la loba, un sitio con siete colinas, a orillas del río Tíber, frente a la isla Tiberina.


 Las investigaciones señalan, por su parte, que los romanos eran latinos, es decir, un pueblo itálico de la región del Lacio y cuyo idioma era el latín. Habitaban en pequeñas aldeas dedicadas a la agricultura y a la ganadería en la zona de las Siete Colinas.


 A fines del siglo VII a.C., los etruscos –civilización del norte de la península Itálica– impusie­ron su dominio en la región, convirtiendo a estas aldeas en una verdadera ciudad. De acuerdo a estos datos, los orígenes de Roma como ciudad se relacionarían con la presencia etrusca.

 

Taller la monarquia romana


El Lacio se localiza en el centro de la península Itálica, en la vertiente occidental de la cordillera de los Apeninos, que la atraviesa de norte a sur. El río Tíber recorre la región de este a oeste, para desem­bocar en el mar Tirreno.


 En la Antigüedad, aunque provocaba inundaciones violentas y periódicas, el río era navegable. Las tierras no inundadas eran aptas para la agricultura, gracias a las capas de cenizas prove­nientes de la actividad volcánica.


  A unos 30 kilómetros de la desembocadura del río Tíber se encuentra la zona de las Siete Colinas, núcleo original de la ciudad de Roma


En ese tiempo era una encrucijada de caminos, un lugar donde confluían diferentes pueblos del norte y del sur para intercambiar productos y obtener, sobre todo, la sal que se extraía de las salinas ubicadas en la desembocadura del río.


 Fue una zona codiciada por su estratégica posición, la cual, en su momento, favoreció la expansión de los romanos y el dominio que ejercieron en la península Itálica.


  El hecho de que esta península se encontrara, a su vez, en una posición central en el mar Mediterráneo, constituyó una ventaja en la conquista y organización del Imperio Romano y favoreció el contacto entre Oriente y Occidente.

Roma tuvo en sus orígenes una estrecha relación con la civilización etrusca, ya que esta, a través de su dominio, ejerció una enorme influen­cia cultural en el pueblo romano.


 Ese fue el inicio de la larga historia de la civilización romana, durante la cual este pueblo llegó a conformar el más duradero y vasto imperio de la Antigüedad, unificando bajo su do­minio la cuenca del mar Mediterráneo. 


 Para facilitar su estudio, se suele dividir la historia romana en tres etapas de acuerdo al sistema de gobierno de Roma, las que puedes iden­tificar en la siguiente línea de tiempo:


Taller la monarquia romana

Durante el gobierno de los reyes etruscos, Roma se convirtió en una verdadera ciudad. La influencia cultural etrusca fue muy profunda. 


Trasmitieron al pueblo romano algunos elementos propios, como el sistema de numeración, la costumbre de interpretar auspicios, el uso de la toga como vestimenta masculina, el arco de la arquitectura y la lucha de gladiadores. 

También transmitieron elementos que habían recibido de la influencia griega y que habían adaptado a su cultura, como el alfabeto, la escritura y al­gunos aspectos de la religión. La cultura del pueblo roma­no fue, entonces, el resultado de una fusión de elementos latinos y etruscos.

Taller la monarquia romana

En el siglo VIII a. C., los etruscos establecieron relaciones comerciales con las colonias griegas del sur y, gracias a este intercambio, recibieron influencia de la cultura helénica que se reflejó en su alfabeto y su mitología.


 En el año 600 a.C., los etruscos ocuparon Roma e impusieron un sistema de gobierno monárquico. En este, la máxima autoridad fueron los reyes, que tenían el poder político, militar y religioso. 


Estaban asesorados por el Senado, formado por los jefes de las familias aristócratas. Además, existía una asamblea popular, conocida como comicios, que elegían al rey. Durante esta época la ciudad creció, aumentó su población, se construyó una muralla defensiva y se incrementó el comercio.

 En el año 509 a.C., los romanos expulsaron a los etruscos e instalaron un nuevo sistema de gobierno: la República.


Reyes de la monarquía Roma 


Durante la monarquía Roma fue gobernada por siete reyes, pertenecientes a dos dinastías: la latina y la etrusca.


A.    Pertenecen a la Dinastía LatinaRomulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio y Anco Marcio.

B.    Pertenecen a la Dinastía EtruscaTarquino el Antiguo, Servio Tulio y Tarquino el Soberbio


RÓMULO Fue el monarca que fundó Roma. Implanto el sistema de gobierno monárquico. Para poblar su reino fusiono las tribus latinas y sabinas. Después de un reinado breve, desapareció misteriosamente. La leyenda cuenta que su padre Marte se lo llevo al cielo. A su muerte fue adorado con el nombre de Quirino.

Taller la monarquia romana



NUMA POMPILIO Este rey organizó el culto romano, creo las escuelas sacerdotales y mando construir el templo de Jano, que permanecía abierto en tiempo de guerra y cerrado en tiempo de paz.


TULIO HOSTILLO Era un rey guerrero. Organizó un imbatible ejercito, con el que destruyo al reino del Alba y convirtió a Roma en la primera potencia del Lacio.


ANCO MARCIO Conocido como el rey comerciante, fue un gobernante pacífico que hizo de Roma un centro de intercambio comercial. Mando a construir el puerto de Ostia en la desembocadura del río Tiber para incentivar el comercio.

TARQUINO EL ANTIGUO Este rey consagro un templo a Júpiter, en la cumbre del Capitolio. Mando construir el Foro, la Cloaca Máxima y el Circo Máximo para los juegos

populares. Introdujo el arte y la religión etruscos en Roma.


SERVIO TULIO Mandó construir una muralla que protegería la ciudad. Como reformador social organizo al pueblo, en siete clases sociales, según su fortuna para el pago de impuestos.


TARQUINO EL SOBERBIO Este rey fue el asesino de su suegro Servio Tulio. Era un tirano entregado a los placeres mundanos por cuya razón se ganó la antipatía del pueblo. 


Violó a Lucrecia esposa de un destacado ciudadano, acto que dio lugar a una asamblea popular, en el cual le quitaron el mando. Como consecuencia de los sucedidos y con la aprobación del ejército, se cambió la forma de gobierno por el sistema republicano.


Taller la monarquia romana


La sociedad durante la Monarquia Romana 


En cuanto a la sociedad de los primeros tiempos, como era habitual en la Antigüedad, existían hombres libres y esclavos. Entre los primeros se distinguían dos grupos claramente diferenciados: los patricios y los plebeyos.


Los patricios eran los miembros de las familias romanas que decían descender de un glorioso antepasado relacionado con los orígenes de la ciudad. Todos los que descendían del mismo antepasado formaban parte de una gran familia, una especie de clan familiar denominado


gens. El nombre de un patricio indicaba la gens a la que pertenecía. A la cabeza de la gens estaba el pater familias, el varón más anciano del grupo y a quien se debía el máximo respeto y obediencia.


 Los patricios eran dueños de grandes propiedades rurales y constituían un grupo reducido que basaba su prestigio en el valor que atribuían a su gens. Consideraban fundamental la unidad de la familia y su permanen­cia en el tiempo.


 En cada hogar se realizaban ceremonias religiosas fa­miliares y se ponía énfasis en educar a los hijos en la tradición y las virtudes romanas, como el orden, el esfuerzo, la disciplina, la fidelidad a los compromisos, la abnegación a la patria, etc.

Taller la monarquia romana


Los plebeyos eran los no patricios, es decir, quienes no pertenecían a una gens. Podían ser propietarios rurales, artesanos, comerciantes o campesinos, pero no importaba su riqueza u ocupación.


 Lo que los defi­nía como plebeyos era su origen familiar que los colocaba en una situa­ción de desventaja frente a los patricios, pues no tenían los mismos de­rechos que ellos.  


Lea también: ROMA IMPERIAL


Algunos plebeyos adquirían la categoría de clientes cuando se ligaban a una gens colocándose bajo el amparo de un pater familias, a quien debía obediencia y servicios a cambio de su protección.

Los esclavos. Los prisioneros de guerra y sujetos comprados en los mercados constituían esta clase social, cuyo tratamiento era el de objeto o bestia. Eran la fuerza de trabajo como animales o cosas. A estos se les asignaba las tareas más pesadas.

DESCARGAR PDF GRATIS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: